·

HERMANDAD DE LAS CIGARRERAS

Santísimo Cristo de la Púrpura

 

cristo de la purpuraLa imagen del Santísimo Cristo de la Púrpura era un devoto simulacro procesional que mostraba al Redentor en el suelo, recogiendo sus vestiduras después del azotamiento. La referida efigie, antiguo cotitular de la Hermandad junto con el Señor Atado a la Columna y la Virgen de la Victoria, dejó de procesionar en la segunda mitad del Ochocientos, desconociéndose lamentablemente su actual paradero.

La talla es citada por primera vez en 1664, cuando la cofradía tenía por sede la parroquia de San Pedro Apóstol(1628 - 1674), con motivo del encargo realizado mediante escritura de contrato, fechada el 3 de julio de 1664, de una urna y paso para el Santísimo Cristo de la Púrpura a los maestros Pedro de Borja y Pedro Camacho, escultor y ensamblador, respectivamente.

El citado simulacro procesionaba cada Semana Santa en un paso en el que se figuraba "Ntro. Sr. Jesucristo en el acto de cojer [sic] la túnica para cubrirse, después de los azotes mostrándose a su lado la columna". Dicha escultura, posiblemente debido a su precario estado de conservación, fue retirada del culto, recorriendo por última vez las calles de la capital hispalense en la Semana Mayor de 1874, año en que la cofradÍa residía en la iglesia conventual de Ntra. Sra. de Consolación (vulgo los Terceros).

Es a partir de 1904 cuando se pierde el rastro de la efigie, cuatro años después de que la misma hubiese sido entregada al escultor y cofrade de Las Cigarreras Emilio Pizarro y Cruz, discípulo tardorromántico del escultor, profesor y académico Juan de Astorga Cuberoll (1779 - 1849), con la condición que aquel tallase un San Juan Evangelista para el altar del Quinario.

Es posible que la efigie fuese cedida a otra cofradía, tras haber sido restaurada o transformada en otro misterio de la Pasión, tal vez -como ha supuesto López Bernal- en un Cristo de las Caídas, intervención que haría compleja su identificación.

 

Fragmento del articulo publicado en el Boletín "Columna y Azotes" nº 44,
escrito por D José Cesáreo López Plasencia, Historiador del Arte.

Web Design